Me encuentro feliz escribiendo este mail, primero como ex alumna de mi querido Instituto Bayard y ahora como madre de una alumna, que me llena de alegría que forme parte de esta gran familia de educadores.
No queríamos dejar de agradecerles un año más por brindarnos la posibilidad de ausentarnos estos meses que debemos cumplir en Madrid por temas personales y extender este agradecimiento a todo el equipo (Directora, maestras, secretaría) que conforman este tan querido Colegio.
Ese maravilloso equipo de profesionales que nos hacen sentir que, a pesar de la distancia, nuestra hija tiene a sus compañeros y maestras cerca. 

(Sofía, ex-alumna promoción 1996 y mamá de una alumna de Sala de 3)


Quería agradecerles la reunión de padres. En realidad agradecer el trabajo por detrás de todo lo que nos contaron. Los nuevos proyectos, que reflejan una escuela viva, que se piensa  y crece. La coherencia y la solidez de siempre, de un equipo que busca la calidad siempre. La calidez y el afecto hacia los chicos (y hacia nosotros) en el espacio donde transcurre una parte tan importante de su vida.

Los docentes explicando lo que se viene con tanta inteligencia y felicidad.
Lo entusiasmado y feliz que lo veo a Fede con cada  propuesta.
Por todo eso y por todo lo que no se ve, gracias.
(Verónica, mamá de alumnos de 6° grado y 3er. año)

 

Estamos muy contentos con el año escolar que nuestro hijo de dos años, compartió en la sala los ositos, con un excelente cuerpo docente y pedagógico. Atentos y afectuosos, todos, desde la puerta de entrada, con una sonrisa y un bienvenidos diarios y el gran equipo que forman.
Solo tenemos palabras de agradecimiento para este año de educación y de amor.
(María Laura, madre de un ex-alumno de Sala de 2)

 

Conocí el Bayard cuando tenía 20 años y tuve la suerte de animar en sus salones una fiesta infantil. Me enamoré de sus instalaciones, del aire que allí se respiraba, de la inocente y respetuosa alegría de sus alumnos y de Annelise de Forteza que me ayudó en mi trabajo y me dio una lección de vida ni bien la conocí. Luego vinieron otras fiestas y en cada una confirmé mis primeras impresiones. Ya no había dudas: el Bayard era el Colegio en el que yo hubiera querido hacer mi primaria y mi secundaria.

Por eso, cuando necesité un prescolar para mi hijo, confié en el Bayard. Y desde luego, no me falló: en el Colegio él aprendió los primeros rudimentos del inglés, le dio confianza, le enseñó la importancia de escuchar y ser escuchado. Al cabo de un año, tuvimos que irnos a Hungría. Pero siempre mantuvimos un hermoso contacto. Siempre supe que al volver a Buenos Aires podría volver al Bayard, y así fue. En estos años el niño se fue transformando en un jovencito bilingüe, con gran espíritu crítico, siempre muy bien recibido por compañeros y profesores, y con sus propias ideas.  Como sus ideas son propias, no son las mías y aunque nunca se me hubiera ocurrido cambiarlo de Colegio, él un día con toda seriedad me dijo que le gustaría buscar otro camino para su educación.
Le dejé que lo pensara y lo conversé con él.  Le dije que no encontraría otro Colegio con el clima de alegría, diálogo, comprensión, y valores humanos propios del Bayard. De hecho él ama el Colegio, se siente bien con sus compañeros y también con sus profesores. Desde luego quiere a algunos más que otros, pero eso es normal y no tiene queja seria de ninguno. Me dijo que no quería que el Colegio cambiara nada en particular, sino que él simplemente quería cambiar de colegio. Creo que cuando alguien está tan convencido debe hacer el intento. De su parte, tal vez sea un error, o tal vez no. Pero de los errores también se aprende. Tal vez sea sólo un hasta luego, o quizás un hasta siempre.

(Claudio, padre de un ex-alumno de 7° grado)

 

 

I am so grateful for all the school did for me both as a teacher and as a mum.  My boys were always so happy at Bayard and I loved teaching drama to those wonderful children.

(Jane, Primary Drama Teacher and mother of a former pupil)

 

Este año es especialmente conmovedor, porque «nos vamos» del Colegio.
Para quienes estuvimos y participamos como una gran familia, en mi caso, 18 años, y para mis chicos, toda la vida que recuerdan, es una etapa difícil de transitar.
Pero en la seguridad de que este irse no tocará nuestra mejor parte, nuestros recuerdos, nuestra disponibilidad para estar hoy, y nuestro compromiso con el Colegio en el futuro, es que prefiero transmitir (a mis hijos y a Uds.) la alegría que perdura hecha persona en jóvenes que allí se formaron, y en los actos y hechos cotidianos que han sido brindados en un ida y vuelta con el solo motor del cariño, de la buena voluntad y del mirar el horizonte con la misma esperanza.
Eternas Gracias

(Viviana, madre de ex-alumno Promoción 2015 y de alumno Promoción 2018)

 

Quiero ir con él [mi hijo] y recorrer todo el cole, y mostrarle a él que gracias a esa educación y esos valores que nos inculcó, hoy soy lo que soy y tiene al padre que tiene […] a mí me va a hacer muy bien volver después de 25 años … fue una parte fundamental de mi vida y uno siempre tiene que volver a los lugares que por ahí sin darse cuenta amó y lo marcó tanto en la vida … y yo necesito volver.

(Leopoldo, Bachiller Bilingüe Promoción 1992)

 

Tengo los mejores recuerdos.  Del buen clima de trabajo , las fabulosas camadas de chicos, los grandes compañeros, los viajes compartidos y tu permanente guía y empuje en despertar cada año, cada día,  lo mejor para cada profesor en su función docente.

Te mando un gran abrazo a vos y toda la familia y mi agradecimiento de siempre.
(Martín, ex Profesor de Educación Física y Deportes)

 

El 17, 18 y 19 de noviembre de 2017, estuvimos en Mar del Plata en el Encuentro Internacional de Coros, representando a nuestro querido Colegio Bayard. Fue una experiencia maravillosa, donde tuvimos la oportunidad de compartir la música junto a otros Coros de Argentina … Agradecemos al Colegio esta oportunidad de expandir su nombre con música y alegría.

(Todos los integrantes del Coro de Adultos del Colegio Bayard)

 

Quisiera que les hagan llegar mis felicitaciones a los docentes y alumnos de 4to. grado; fueron excepcionales, muy pocos grupos me tocan así, basándose en el respeto y el estudio. Como siempre un gusto trabajar con ustedes.

(Mónica Guía Circuito Belgraniano)

 

Con un desmedido énfasis recomiendo la escuela, la excelencia del personal, el amoroso trato a los chicos, el cuidado con lo que hacen todo…
Les envío un sinnúmero de besos y abrazos. Trabajar con Uds. fue una de las mejores cosas que me paso en mi compleja vida como docente.

(Nicolás, ex Profesor de Historia del Arte en 4º y 5º año)

 

¡Feliz aniversario! Probablemente sea un poco tarde, pero no quería dejar de enviar un saludo por este aniversario. Pienso que todos los que pasamos por el Bayard hemos sido muy afortunados, y recuerdo al colegio con muchísimo afecto. Te pido que hagas llegar mi cálido saludo y agradecimiento a todos los que forman y formaron parte de mi querido colegio.

Un abrazo con cariño,

(Nicolás, Bachiller Promoción 1997)

 

Quiero decirles que el haber vivido 34 de esos 60 años hacen que el Bayard sea una parte muy grande en mi vida y que, a la vez, yo me sienta un pedacito chiquitito del Bayard.
Muchos besos para todos los que se acuerdan de mí y un beso especial muy, muy grande para Annelise, a quien quiero con todo mi corazón.

Los quiero mucho a todos,

(Noemí, ex Coordinadora de Ciencias Primaria)

 

Cuántos recuerdos vienen a mi mente y los disfruto mucho porque fui muy feliz en el colegio, tanto en Primario como en Secundario.
Mis palabras de hoy van para la Comunidad del colegio y para uds, querida FAMILIA DE FORTEZA.
No dudo que vuestro camino de éxito educativo seguirá adelante cada vez con más plenitud.
Reciban mis más calurosas felicitaciones y mis deseos de MUY FELIZ ANIVERSARIO!!!  

Un abrazo a todos,

(Susana, ex Directora Primaria Inglés)

Recuerdo alguna vez haber leído, que un EDUCADOR  siempre está en el lugar adecuado  a  su debido tiempo.
El Colegio Bayard, fue para mí ese lugar, ese espacio en el que tuve, durante apenitas menos de veinte años, el desafío devenido en privilegio de enseñar a aprender.
Hoy siento el orgullo de haber transitado sus aulas y anido la esperanza de que esta profesión fundante  que ejercí con pasión y libertad, haya dejado huellas. 

¡Con el cariño de siempre!

(Silvia, ex maestra y Coordinadora de Primer Ciclo de Primaria)

 

Mis queridas educadoras:
Quería contarles que me vienen a la memoria momentos compartidos con los chicos de ustedes hoy en el museo, y repito lo que siempre les digo: «Son de lujo!»
Resulta que se interesaron muchísimo en el material y no paraban de hacer preguntas. Y las preguntas eran eléctricas: sobre las acuarelas, las esculturas, la temática….. Incluso trataron de descifrar el lenguaje que Xul Solar inventó, así como indagaron sobre su vida personal.
Da gusto trabajar con todos ustedes. Los docentes que vinieron hoy y las veces anteriores a los demás tours, también, un lujo.
YOU MADE MY DAY!

Gracias!

(Batia guía en inglés en el Museo Xul Solar)

 

Escribo estas líneas porque siento que a veces es bueno poner de manifiesto lo esencial que -aunque sea trillado decirlo- es invisible a los ojos y muchas veces queda oculto tras las exigencias del día a día. Como papás, elegimos el colegio de nuestros hijos por distintas razones. La calidad académica, los valores compartidos, el proyecto afín a nuestros principios. Elegimos el espacio intelectual, afectivo y de valores en el que pasarán la mayor parte de su vida: la comunidad educativa que les dará raíces y alas.

De pronto, como le sucedió a 3ro B este fin de semana, algo nos sacude. Una mañana de otoño nos encuentra a todos abrazando a los amigos y nos lleva a discriminar qué es lo que distingue a una gran institución educativa. Y ahí estaba: acompañando, sosteniendo, apuntalando había una verdadera comunidad. Daniela, Fer, Pat, Coty, Carolina. TODOS los maestros de los chicos. Los de ahora y los de siempre. La irreemplazable Ana.

Por esto, mi necesidad de felicitar a la escuela y de expresar el agradecimiento a la Comunidad Educativa del Bayard que enseña a nuestros hijos lo que no aprenderán de ningún libro. La invisible tarea de sostener y acompañar al otro. Esta tarea teje la trama de afectos que -al final del camino- es esencial para el desarrollo que queremos para ellos y también para un futuro mejor.
Gracias.

(Veronica, mamá de alumnos de 3° y 7° grados)

 

Yo me lleve dos cosas: un excelente nivel de Inglés, que me vino muy bien para mi carrera, una muy buena base de Francés, y una increíble metodología de estudio que me sirvió mucho para la facultad.

(Sofía, Bachiller Bilingüe Promoción 2011)

 

Si tenemos que resumir en pocas palabras lo que el colegio significó para nuestros hijos, diríamos que fue aprendizaje, contención, motivación, creatividad, compañerismo, y muchas cosas más, que sintetizarían lo que representó una linda etapa en la vida de todos nosotros.

(Sandra y Javier, padres de Bachilleres Bilingües, Promociones 2003, 2005, 2008, 2010 y 2014)

 

Así es como todos los alumnos sentimos el colegio, un espacio con una libertad absoluta. Un lugar donde se enseñan y se transmiten valores como el respeto, solidaridad, calidez. Donde se fomenta la creatividad, la innovación, la imaginación, la perseverancia.

El cuerpo docente lo conforman personas excelentes, tanto en el aspecto académico como humano. Son grandes profesionales en su ciencia, personas creativas, y con una pasión por su trabajo que está a la vista de cualquiera.

El día a día en el Bayard se vive con mucha tranquilidad, es un espacio donde predominan la paz y la armonía. […] Fue un placer para mí concurrir todos los días a clases y compartir y aprender tanto junto a mis compañeros y profesores.

El Bayard se podría definir con pocas palabras: es innovador, avanzado, con sed de superación y crecimiento constante. Esto también se lo debemos a los fundadores. Tanto Paul Henriksen como su hija, Annelise, siempre tuvieron una mirada de avanzada. El colegio fue precursor en el área de la computación, el arte y la música.

(Agustina, Bachiller Bilingüe Promoción 2015 – fragmentos de su Tesina Final)

 

Lo más importante que me marcó fueron todos los valores que transmitieron a lo largo de los años en el colegio, como saber escuchar, saber tolerar, entender que la otra persona tiene una historia y no hay que juzgarla, y en lo académico cómo escribir, cómo redactar una idea y cómo argumentarla frente a los demás. Son mil cosas que aparecen todos los días en la vida de la facultad o en la vida más adulta que siempre me recuerdan al colegio en el que estuve tantos años y donde conocí a tantas personas y me llevé tantos amigos, tantos profesores que me enseñaron cosas que van a quedar en mi memoria para siempre. Estoy totalmente agradecida porque siempre nos animaron a que hiciéramos lo que más nos gustaba y que éramos capaces de lograr lo que queríamos. 

(Emilia, Bachiller Bilingüe promoción 2012)

 

Llegamos a Kuala Lumpur hace casi un mes y Gabriel y Julia iniciaron inmediatamente las clases en la escuela británica, de las mejores que hay acá. No están encontrando ninguna dificultad académica, al contrario; ni van a necesitar clases extra de inglés.
El único problema es que extrañan muchísimo a sus compañeros argentinos y los maestros del Bayard….
Muchas gracias por todo y felicitaciones por la enseñanza tan buena que dan.

(Giuliana, madre de alumnos de Primaria)

 

Con todo mi cariño por todo aquello que mi querido Bayard me brindó. Siempre estarán en mí Patricia y Annelise.

(Marta, ex profesora Secundario)

 

El colegio me dio la posibilidad de formar una familia, hoy en día tengo 20 hermanos de por vida, de irme a estudiar fuera del país, el apoyo que recibí de todos es increíble.
El colegio formó muchísimo mi personalidad, me dejó ser y también me puso límites cuando los necesitaba.

(Malena, Bachiller Bilingüe Promoción 2012)

 

¡Feliz Cumpleaños! Y gracias de corazón por todos estos años compartidos. Casi mi segundo hogar, donde siempre me sentí cuidada, querida y estimulada a seguir creciendo profesionalmente. Gracias por la oportunidad de compartir algo de lo que aprendí con nuestros chicos, quienes son lo más importante de nuestra comunidad.

Hace un tiempo echábamos raíces y nos fortalecíamos, ahora llegó la primavera y florecemos.

¡Que sigamos floreciendo todos los años! ¡Feliz Cumpleaños, Bayard!

(Dolly, ex maestra y coordinadora de Computación Primaria)

 

Mis queridas Mabel y Elena:

Quiero agradecerles a ambas por el privilegio de haber podido trabajar con ustedes este año. Los estudiantes del Bayard vienen increíblemente bien preparados, se portan super bien, hablan inglés de maravilla y se interesan muchísimo en el arte. Eso muestra el trabajo que hacen ustedes en el colegio día a día…

(Batia, encargada de una visita en inglés al Museo Fortabat)

 

Aprendí muchas cosas en el Bayard pero lo que más valoro es que me dio las herramientas para poder crecer y para poder entrar en la vida universitaria y lograron que con 22 años ya esté recibida. Aprendí a tomar apuntes, a escuchar a mis compañeros, a respetar a los profesores, aprendí lo que es convivir con gente todo el día, así que estoy muy agradecida de todo lo que me dio el colegio y eso es de lo que nunca me voy a olvidar.

(Inés, Bachiller Bilingüe Promoción 2010)

 

De estos 60 años que estamos festejando, han pasado 37 desde que llegué al Bayard, con 22 añitos y recién recibida de profesora de Biología. Con muchos nervios, pero enseguida la calidez de Annelise  y la recepción  afectuosa de los colegas hicieron que el Bayard se ganara un lugar especial en mi corazón y que lo sintiera desde entonces como “mi colegio”.
Tengo tantos recuerdos y tanto para agradecer!
Inolvidables salas de profesores donde charlamos  tanto de cine, libros, exposiciones de arte como  de lo que nos va pasando.  Aquí  hice  amigas y amigos con los que transité  períodos felices y complicados de mi vida. Su cariño, sus consejos, sus abrazos me sostuvieron tantas veces y las risas y sonrisas compartidas alegraron mis días.
En el Bayard crecí y me desarrollé profesionalmente: el Logo, la pedagogía operatoria, la tecnología, los viajes,  la tutoría y las charlas de educación sexual  ampliaron mis conocimientos y competencias más allá de la Biología.
Pero mis alumnos, ahora todos exalumnos, son mi mayor orgullo. Me siento una privilegiada por  haber podido compartir y acompañar sus años de adolescencia, por haberlos  visto crecer  como buenas personas, buenos estudiantes y luego al seguir en contacto con ellos  verlos como profesionales y ya personas adultas demostrando los valores que les transmitimos.
Por todo esto le agradezco al Bayard y a la  familia Henriksen de Forteza  y le deseo muchísimos años más,  para que así  nuevas generaciones de profesores y de alumnos encuentren aquí un lugar donde formarse en conocimientos, habilidades y  valores en un clima de afecto, respeto y contención como ha sido para mí crecer en este colegio, “mi colegio”!

 (Lila, Profesora de Secundario)

 

Quiero agradecerle al Bayard porque más allá de los conocimientos académicos que me dio, me enseñó a ser persona.

(Delfina, Bachiller Bilingüe, Promoción 2012)

 

Estoy agradecida por todo el trabajo que hicieron los profesores por nosotros, porque cuando terminé la secundario me di cuenta de lo importante que es lo que ustedes hicieron por nosotros, Del valor que tiene su trabajo, en particular le quiero agradecer a Analía porque siempre entendí que era por algo más que ella trabajaba por nosotros, que no era simplemente por aprobar un examen o por leer una novela más o una menos, era para movernos la cabeza para encaminarnos en una cosa mucho más interesante que dio frutos porque íbamos descubriendo nuestros propios intereses. En general todos los profesores nos apoyaban mucho.

(Silvina, Bachiller Bilingüe Promoción 2012)

 

«Yo del Bayard solo me voy laboralmente». Eso fue lo que expresé delante de mis colegas y directivos cuando la jubilación me fue otorgada ¿Por qué? Porque el Bayard son mis hijos, soy yo y son mis nietos. Además son los afectos, la lucha incansable por la excelencia, el orgullo en su máxima potencia de nuestros logros, el cariño y la gratitud de los chicos y de muchos padres y el reconocimiento y apoyo constante de colegas y directivos.

(Irene, ex profesora de Secundario, madre de Bachilleres de las Promociones 1990, 1993, 1995 y 1997. Abuela de un actual alumna de Inicial)

 

El Bayard me dio las herramientas para poder estudiar en Nueva York.

(Renata, Bachiller Bilingüe Promoción 2012)

 

Desde muy joven, entrando en la adolescencia, llego a mi vida el entrañable Bayard. Soy una de las egresadas de la Primera Promoción , diciembre de 1968, junto a compañeros que siguen siendo hoy una parte muy importante de mi vida, con los que cada vez que nos juntamos el tiempo vuela a las carcajadas. Hombres y mujeres adorables con los que nos unirá siempre un pedazo de historia enorme compartida en el entrañable Bayard.
Pasaron unos pocos años, la vida me dio dos hijos maravillosos y no dudé que tuvieran la misma calidad y  felicidad en su educación que tuve yo. Entonces, Valentin y Clementina, desde sala de 3 hasta 5° año fueron alumnos felices del Bayard. Este pedazo de historia de mis hijos en el Bayard también me dejó afectos fuertes y sinceros que hasta hoy disfruto. Compañeros de mis hijos que hoy también son como hijos para mí. Madres de estos casi hijos que también son amigazas  por siempre, que son un poco madres de mis hijos, con las que hasta el día de hoy seguimos compartiendo nuestras historias de vida, casamientos, nacimiento de los nietos y muchas emociones más. Y como la vida continua con sus enseñanzas y alegrías, Timoteo, mi nieto, hoy también es feliz en el  Bayard. A sus 3 años anda encantado con su buzo gris con el escudo verde cantando, saltando y cuando lo busco en la puerta me lleno de recuerdos felices solamente de ver la cara de felicidad con la que sale de su colegio!!!! y me encanta que mis nietos disfruten como lo hicieron mis hijos y como lo hice yo. Los recuerdos son infinitos, las emociones incontables. A profesores, preceptores, a todos, absolutamente a  todos los llevo conmigo en el corazón por siempre. 
Formé una familia adorable, tengo amigos y amigas para siempre, tengo valores y principios fuertes; pero todo esto  lo une en mi destino y tiene como denominador común al entrañable Bayard. 

(Vicky, ex alumna Promoción 1968, madre de Bachilleres de las Promociones 1997 y 1999. Abuela de un alumno actual de Inicial).

 

Siempre voy a tener buenos recuerdos del Bayard, ya que me tocó un grupo muy bueno, siempre estuve muy cómoda con los amigos y nunca tuve problemas con los profesores. Siempre hubo una relación buena y también quería agradecer al Bayard ya que con el nivel de Inglés pude entrar a la carrera que estoy haciendo ahora que es Profesorado de Inglés sin problemas y no me cuesta cursarla.

(Tatiana, Bachiller Bilingüe, Promoción 2014)